miércoles, 15 de diciembre de 2010

Fuck(simil) 15 - Escribe: Manco Cretino


La exasperación del viejo muta a un silencio absoluto que Emilio entiende como eterno.
Silencio ¿ensordecedor?
Y el blanco inmenso, cegando los sentidos. Cerrar los ojos se transforma en la isla donde el descanso es ardiente.
Minutos, horas, días... ¿cómo medir el tiempo cuando no existe manera de saber si se asoma por allí?
Se mueve en el neutro de un lado a otro para corroborar que vive, que existe, que es...; si es posible hablar de "lado" es este ¿lugar?

Salta endemoniado y comienza a reír; corre 300 kilómetros y regresa junto al veterano. Salta 19 metros en tanto gira sobre sí durante 56 horas. Las cifras chocan el cerebro afiebrado en el más absoluto de los silencios.
Los pies se dilatan, amalgamándose con un algodonoso estar resistente a todos los embates. Carcajadas histéricas e inaudibles no parecen afectar en lo más mínimo a su compañero. El pecho se ensancha y los latidos comienzan a sonar... es el primer sonido que llega luego de 142 años de silencio, calcula Emilio. ¡Pero es perceptible el bombeador de Balbino! ¿Por qué?
Dirige la mirada buscándolo por donde hace instantes fuera su izquierda y no lo encuentra. Se petrifica: está totalmente solo en el blanco-negro.
Asoman ardor en el cerebro y dolor justo al centro del pecho. Comienza a sudar frío (recupera algunos sentidos).

3 comentarios:

El Titán dijo...

impresionante...brillante...brutal...psicotico...
le pasamos la posta a Dragón?

Manco Cretino dijo...

Pero nuestro querido animal mitològico... està interesado? Si es asì, de lujo amiguito.
No son demasiados elogios Titànico? Jeje... "psicótico"... queda picando no? Que tome la posta el que le de más bronca.

José A. García dijo...

Titán: Ya lo dije antes, ustedes lo están haciendo bien. Mantengan la llama, y esta sección, encendida, que en cuanto termine de leer alguno de los libros que tengo empezados caerá por nuestras páginas alguna nueva crítica.

Saludos desde ese lugar caluroso que a veces llamo casa.

J.